• Cristián Ritalin León

treinta y uno

La semana más intensa en mucho tiempo fue al unísono del cumpleaños de mi hermano, de un tío, de un primo, de mi viejo y, pa cerrarla, del mío. Una semana de mucho trasnochar, de una caída en moto -suave, don`t worry, pero caída al fin-, de una entrevista para una revista o algo; de mil entrevistas para dos puestos que siguen vacíos… y la primera despedida (dícese de echar a alguien) que me toca hacer. Uf. Todo empaquetadito en 7 días. Todo a full. Tanto que hoy, que llegué igual de embalado y apurado, de pronto me toca no tan fuerte y no tan heavy. ¡Primera vez desde que llegué! Así que tengo esa extraña sensación de estar siendo observado. Esto es broma, no? Pero espero que no lo sea: los equipos trabajan como reloj, las pegas se están haciendo, ya NO tengo doscientos mails sin leer y hasta he podido hojear lo que está pasando en el planeta tierra desde que fui abducido por el cambio. Así que nada de mal, señores. 31 años recién cumplidos y mi primer día “normal”, de regalo atrasado. Ahora sí, pueh. Ahora sí.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo