• Cristián Ritalin León

Shssssst!

Es como un secreto a voces. Te dicen que existe; te dicen que los que saben no pueden decir nada… Hasta que es viernes, estás con un saco de dormir en una mano, tu mujer en la otra y ves de frente a una puerta donde, te dijeron, vas a recibir el regalo más grande de tu vida. Participar del EMA. El Encuentro Matrimonial Anglicano (aunque lo de Anglicano es sólo un detalle; puedes ser ateo, agnóstico o budista, y para el caso da igual): Una especie de revisión técnica si tu matrimonio anda bien, y un salvavidas si estás hundiéndote. Pero hasta por qué piden que lleves una almohada, o que te pidas el Lunes “sí o sí”, siguen siendo un misterio.

Mis viejos hicieron el EMA hace como 15 años, y son unos pololos. Todavía. Es sorprendente lo que te hacen ahí. Y como sigue siendo un secreto a voces, te preguntas qué carajo te hacen allá dentro. Hasta que es Domingo en la tarde, vuelves a casa con los ojos desencajados de tanto llorar y con el alma más liviana que una pluma.

Pero no les voy a decir más. Shhhhhhh!… Sólo que si tienen la oportunidad, sabrán que eso de el regalo más grande que te pueden hacer en la vida, no es ni por asomo una exageración. At all.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo