• Cristián Ritalin León

Ritalin Reloaded

OTTO`S JOURNEY de Mylo. El soundtrack ideal para partir el post-lunch de este martes con sabor a lunes. O a lunes-y-medio, pensándolo mejor: ayer, dos horas después de figurar frente a la Bosca y viendo la lluvia caer en Quenac, la parcela del Tato, ya estaba tocando el timbre del depto. de Hans para trabajar en la campaña de VTR.

Pero pese a todo, hoy ha sido un día provechoso. Además, está el sol. Que, cual Birdman –grande, Pipiripao-, me repone de la lata de las nubes que parece que se fueron por un rato. A ver, resumiendo: luego de ver pasar pingüinos con chaleco en la filmación del viernes en la noche –en que, lo reconozco, el Catering de camarones apanados, empanaditas, eclaires y hamburguesas estuvo increíble-, seguidos de un sábado adormilado en el cumpleaños de una tía de la Romi, todo el resto del finde lo pasamos en Quenac (*). Cargando la batería entre libros, música y conversación. Viendo el agua cayendo en la piscina, jugando juegos de mesa, conversando de todo y de todos –mi tío es Opus, pero de los Opus clever, no los giles que salen en los diarios; así que discutir el Código Da Vinci, el budismo o el nuevo papa-emperador con él es de lo más entretenido-. Invariablemente, estas salidas siempre me dejan pensando que qué lata que mi familia –directa: papás y hermanos- no sean tan unidos ni comunicados como lo somos con mis primos y tío, al que considero mi segundo papá. Con mis viejos casi ni compartirmos, no salen en familia y mucho menos disfrutan cosas tan simples como un buen fuego con un buen vino conversado. Ya recargado, el domingo me lucí con un picoteo full producido y rematamos la tarde con un fondue de chocolate (es mucho más fácil de lo que suena y demasiado entretenido y rico para estos días de invierno: chocolate de cobertura en baño maría, un poco de leche, canela, un chorrito de whisky o ron y luego se come con pinchos y mashmellows, frutas y coco rayado; o lo que se les ocurra).

Me recargué. Me divertí. Me relajé y, por sobre todo, me dio pilas para enfrentar una semana que se viene fuerte por VTR. Ojalá alcance a ir a ver la nueva de Star Wars (nunca fui fanático, pero parece que la full tecnología la hicieron especialmente buena) y pegarme un pique al lanzamiento de hoy del disco “Sueños” de Sebastián Duplaquet en el Cine Arte Alameda, que parece que también está de pelos. Eso. Nos bloggeamos.

(*) llamada así por la isla de donde vienen mis antepasados. Otro día les cuento.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo