top of page
  • Foto del escritorCristián Ritalin León

Pause.


Hoy, luego de semanas de locura y exprimido neuronal, vacié la ventanita de pendientes de la semana. Pause. Así que por fin puedo aplicar el refill creativo que hace días que necesitaba mi cansada pelada, y darme el gusto de ver el diluvio que agarró por la espalda a esa primavera que nunca me creí. Del sol, pasamos por corte a gotas aceleradas resbalándose por el vidrio, y un gris casi nocturno de un santiago que también quedó en pausa. O al menos así se ve desde el piso 25. Como diría Gibson (William, no Mel), el cielo se ve como un canal de televisión sin señal. Hago clic en logolounge. En Abuse Magazine (la wallpaper ibérica), veo tipografías y surfeo por Adlatina. Mis sinapsis en vacaciones. Y sí, normalmente me deprime la lluvia. Pero me recargué de sol en estos días. Y es viernes. Y hubo pastelito. Y de seguro que hoy salgo temprano… Y mi hijo. Hijo. Con O. Ya no más hablarle como Attachment. It`s a boy, it`s a boy! Si era niña, era Isidora. Seguro. Pero ¿hombre?… Mmmnosé. Quería ponerle Martín (la vez anterior quedé con gusto a poco. Cuando era chico y jugaba Rugby, tenía un compañero que se llamaba Sebastián y era gordo y sudoso. Le decíamos Sebostián. Además, están las confusiones obvias, que vi venir (¡¡TIAAAN, TELEFONOOOO!!…), así que quedamos en que el segundo lo elegía yo. Martín. mmNo. Martín León suena raro. Nombre y apellido demasiado cortos. Acepto sugerencias. Que rime con León y que no sea ni Cristián (que soy yo) ni Sebastián ni Fernando (que hay muchos en mi familia) ni nombres anglo. Obvio. Por lo pronto, estoy entre Benjamín, Agustín y Nicolás. Un primo se llama Nicolás, pero lo vemos tan poco que no es un gran tema. En fin. Os dejo. Voy a seguir disfrutando de la lluvia, aunque parezca raro. Debe ser porque ando feliz. Debe ser por mi hijo.

::: soundtrack > “The Torniquet”, de Magnet :::

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page