• Cristián Ritalin León

Male bonding

Vengo llegando del Club de Tobi anual. (Óigase coro celestial) Club de Tobi. Dícese del momento aquel en que recargamos las pilas y la testosterona para todo lo que queda del año. Y pucha que me hacía falta. Esta vez, nos repetimos el plato con la parcela en Sarmiento (a 10 mins. de Curicó). Asados bien regados, risas fuertes, palmeteos en la espalda y el sentimiento de despedida de soltero versión larga ambientado en bosca y humo de puros. Estuvo bien bueno. Asados, poker, mucho mucho vino, ron, whisky, cacho y dominó. El cliché adulto-masculino en formato de tres días. Aunque, claro, con mi actual dieta fue menos borroso que los anteriores… pero bien igual. Dormí mucho, compartí todo lo que no comparto el resto del año con mis parientes… y, claro, me reí mucho

Este próximo viernes es el matrimonio de uno de los tobianos. Así que nos vamos a reencontrar lueguito, todos muy compuestos y de traje; con las señoras colgando del brazo. Va a ser divertido el contrapunto.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo