• Cristián Ritalin León

La importancia de amar lo que haces

Hay gente con trabajos de mierda, que sonríen todo el día. Y gente con trabajos soñados, sueldos impresionantes, que mantienen una constante cara larga y suspiran todo el día. Y no es ni irónico ni extraño. Es simplemente el enfoque que le das a las cosas. O, como dice Buda, recordar que “la vida es un estado mental”. Que lo más importante es el aquí y el ahora, y que eso no es un cliché de un tipo tirandose en bungee o pidiéndole tragos a todos. Tiene que ver con hacer lo que quieres hacer, estar con quienes quieres estarŠ y trabajar en lo que quieres trabajar. Quizás por eso, en general, mi manera de ser jefe es más de inspiración que de látigo. No estoy para andar mirando relojes ni chicotear. Estoy para inspirar. Para pasarlo bien, y para estar orgulloso de lo que hice. Porque siempre ese rato de más en la oficina, tengo que compararlo con las horas que perdí de estar con mis hijos; con mis amigos. Y tiene que ser una comparación justa. Me da pena la gente que calienta el asiento. Que cree que uno es “relajado”, cuando lo único que pasa es que estás perdiendo TU tiempo. TU vida. TU oportunidad de hacer algo realmente relevante para ti. Para tu vida. Para ese viejito de 80 años hojeando recuerdos, en 50 años más. Esta semana he tenido de ambos ejemplos. Gente que se mató las neuronas, que trasnochó y que la peleóŠ y que terminó sacando una maravilla de campaña. Y gente que perdió 10 horas de su vida en algo soso y fome, que “raya pa` la suma” le significó a él un derroche de tiempo, y un farreo para la fama. Y qué te importa si tu jefe no dijo nada. Si al final del día, el único jefe de tu vida eres tú mismo. Hay gente con trabajos de mierda, que sonríen todo el día. Aunque eso es lo que tú opinas. Si les preguntas, te aseguro de que te van a decir que su trabajo es el mejor del mundo.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo