• Cristián Ritalin León

Business & Pleasure

Ayer en el gym empecé por fin a hacer pesas –estaba chato de trotar y usar el slide, ¡que cosa más fomeee!- así que hoy soy un dolor con patas. Que no es lo mismo que andar sin ánimo: estoy escuchando mi última adquisición, Dynamite de Jamiroquai, y Santiago se ve tan despejado y claro que no se puede creer el frío que hace 14 pisos más abajo. Pues bien, good news: parece que se aprobó el presupuesto de Campanario, así que me toca ir por unos 4 días a filmar al norte. A Pisco Elqui, específicamente. ¡Pero crucen los dedos!, porque con mi prontuario de viajes-de-trabajo-que-nunca-fueron, hasta que no me suba al avión –que a todo esto sería la salvación de mis kilómetros, porque me faltan sólo 1,000 para un viaje gratis a Brasil-, no voy a cantar victoria. El año antepasado, por ejemplo, me tocaba viaje al norte por Ventisquero: Esos comerciales que todavía salen –y que no cambian no entiendo por qué- y que fueron, más o menos, mi idea. Nunca tan paquete ni mal actuados, pero al menos la idea de la mesa en el norte, recorrerlo con gente conocida… en fin. Como creador y redactor de la cuenta, obvio que me tocaba ir al valle de la Luna, laguna Xacsa (¿) y San Pedro… Pero no contaba con mi jefe. Que, so pretexto de quedarme trabajando en Ripley (mmm que raro, ¿esa no era cuenta de él?), me dejó debajo del avión, para que trabajara en la campaña de cambio de imagen de la tienda. Que no es poco. Y ahí entra bad luck No.2: dije yo “ok, me quedo trabajando en Ripley- que ya tenía comprada a Cindy Crawford- así que filmo con Cindy en L.A.” Mejor todavía. Peeeeero, nuevamente, no contaba con Big Boss. Que no sólo cambió los comerciales con Cliente –quedando lo que vieron el televisión, I wash my hands- y dejándome nuevamente con los crespos hechos. Figurativamente hablando claro, porque habrán notado que no tengo pelo.

En fin. Esa es la triste historia de desencuentros avioniles de mi carrera. He ido a Baires y al sur, a la playa y a festivales… pero ir al norte, que no es malo, con días de filmación cortos porque recién a las 2 abre, y a las 5 ya no da la luz –que tampoco es malo-… uf. Sería el karma que estaba esperando luego de estos días trabajólicos.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo