top of page
  • Foto del escritorCristián Ritalin León

Baires sin ti


Lo primero que hice al llegar a Buenos Aires fue echar de menos a la Romi. Aznavour dice que “Venecia sin ti”, y le creo más que nunca. “Baires sin ti” en mi caso. Y es que desde que convertimos esta ciudad en nuestra ciudad-de-aniversario, y… qué se shó. Es entretenido venir de jurado de los Amauta, pero es raro caminar por las calles mojadas sin la Romi de la mano. Lo segundo que hice al llegar, apenas vi el cartelito con mi nombre y me subí al auto, fue respirar el aire bonaerense bien hondo. Mientras pasabamos por la 9 de Julio y Corrientes, con sus carteles tan newyorkers, sus calles espejadas -acaba de llover- y su onda tan pero tan única, no queda otro que acomodarse bien en el asiento y contemplar la ciudad entre las perlitas de lluvia de la ventana. Me encanta. Lo tercero que hice al llegar, fue hacer el check-in en el Argenta -no está mal; no es un lujo, pero no está nada de mal. Si me cambian mi pieza a una sola cama king en lugar de dos de plaza y media para mañana, mejor aún-, skypear con la family y pedir, ipso facto, una clásica: Muzzarela y pepsi to-go, por favor. La cuarta cosa fue una ducha. La quinta, un bailecito feliz mientras abría la ventana listo para recibir mi pizza… y todo lo que Baires tiene para regalarme en estos días. Jurado, claro. Pero por sobre todo, amante de Baires, che. Amante.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page