• Cristián Ritalin León

3 is an awful number.

Si hay algo que odio, es dar la mano y que me tomen el codo. La gente patuda me carga. Los desubicados me cargan. La gente mentirosa también. Este finde tuve harto de las tres cosas. Y aunque el primero quizás no fue para tanto, y los amigos -los buenos amigos-, y la familia tamizaron un poco el mal rato, la rabia no se me quita del todo aún. Así que para qué tenemos el blog, pueh. Para descargarnos. Y sorry, ¿ah?. Me carga ser tan críptico, pero tampoco puedo andar contándolo todo. Prefiero hablar primero y contar después. Si es que. En el segundo caso, al menos, puedo desquitarme algo más: el domingo voy saliendo en el auto y el conserje me avisa que mi moto (¡mi motoooo!) la había botado la del 402 con su camionetota. La tipa, curada como piojo, no contenta con chocar un auto afuera y pasar a llevar otro acá adentro, terminó de festejar su curadera con mi scooter, que quedó rayada y con un espejo menos. No la levantó. No avisó. No dejó tarjetita. Nada. Una tipa seria. Médico. Parte del Comité de Vigilancia del edificio. Yiaaaaa??… Así que yo, el afectado, llamándola y dejándole mensajes. Perdiendo parte de mi domingo familiar y empelotado por la mala educación. Hasta que el conserje me llama a mi celular: “Sabe qué, la señora dice que no tuvo nada que ver”. Aaagh, qué rabia!! Así que la tuve que encarar. Lateado, porque pensé que no sería necesario. Que la gente es decente. Y no. Con marcas y un testigo que la vio bajarse y todo, ella decía que no. Así que tuve que enojarme. Discursear. Gastar saliva en obviedades para que finalmente ella se dignara a decir de mala gana “ya, mándame un presupuesto”. Obvio que te voy a mandar un presupuesto. Si te vieron. Si tu auto está rayado con la pintura de mi moto nueva!! Aaaagh… Así que hoy ando lateado. ¿Es tan difícil ser buena gente, asumir y pagar las cagadas? Parece que sí. El otro caso es más complejo. Pero al final es lo mismo. Suelo pensar que la gente es mejor de lo que aparenta. Que soy bueno viendo a las personas como son.. pero no. Un radical NO. Así que la palabra del día, niñitos, es DEFRAUDADO. Que empieza con D. …Y termina en este momento. Se cierra el asunto. No va a contaminar mi lunes veraniego. Shau.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo