• Cristián Ritalin León

Birthdays season


Qué tema los regalos. En esta época, al menos. Soy un maniático de encontrar el regalo perfecto.. pero cuando tienes 1 cumpleaños cada 2 días, el sistema como que empieza a colapsar. Por lo pronto, mis puntos Jumbo van en franca baja. Y los pasillos de regalos me los conozco de memoria. ¿Alguien necesita datos? Escúchenme mientras duermo y anoten. Por si fuera poco, mi mamá tiene 7 hermanos y mi familia es casi 100% sagitario: mi hermano el 27 de noviembre, mi papá, un tio y mi primo el 28, el 2 de diciembre yo, el 4 mi mamá, el 8 mi cuñado… (tanto así que mi hermana es Leo y toda la vida la molesté que es adoptada) …Así que este finde lo pasé entre suflitos y globos. El sábado, mientras la Romi tenía su Baby Shower, me imbuí en mi personaje de daddy y acompañé a Sebastián al cumpleaños de su cuasi polola. Ahí, en un patio con 34 grados a la sombra, tomé cocalight y conversé de colegios y gracias de nene (Zzzzz) con gente cuyo único punto en común conmigo era que sus hijos van al mismo jardín que el mío. (Y no es que tenga nada en contra de los ingenieros comerciales, pero ¿podrían dejar de hablar de UF, préstamos bancarios y el IPSA?!!…). Casi muero. ¿Causa de defunción? Aburrimiento. Y mientras mi mente gritaba “saquenme de aquí!!”, el piloto automático limpió manos chorreadas de helado, ayudó a recoger dulces (¡suelta ese Chubi, gordito!), cantó a media voz el cumpleaños feliz (y el japiberdeituyú, porque le papá es Brittish, sólo faltó en sánscrito y mapudungún) y corrió cual maratonista apenas aparecieron las sorpresas. Chaograciasnosvemos. Phew!!… Domingo. Acto dos. Cumpleaños de mi hermano chico en Sta. Rosa de las Condes. Ahí pude ser yo mismo, al menos. Con mis parientes –que son tan ingenieros comerciales como los papás del sábado, pero conocen mi hiperkinesia-, puedo tirar bombas de agua a discreción mientras ellos hablan de las UF y el IPSA, la nueva parcela y los autos; taclear a mi viejo piñata en mano, comer hamburguesas e intentar imaginar mi vida de papá cuando mi fin de semana no sólo sea acaparado por los cumpleaños de mi hijo, sino de misssss hijossssss… En el libro Cómo Ser Padres, me enseñaron a cambiar pañales, secar camas mojadas, lavar dientes, bañar, acurrucar, cantar a Mazapán, hacer títeres, dar papillas y hacer avioncitos con la cuchara… Pero nada, ¡¡nada!! me preparó a tener que interactuar con otros papás. Papás cuarentones, de dockers, mocasines y polerita polo. Papás formato “Bellota”. Agh. Boli. No quiero jugar.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo