• Cristián Ritalin León

Runaway muse

La inspiración es esquiva. Si la buscas en el fondo de tu taza de té, o tamborileando en tus jeans con tus zapatillas subidas a la mesa, no llega. Tic. Tac. Tic. Tac. O sí; llega. A veces. Pero cuando no la estás esperando. Cuando no la necesitas desesperadamente porque hay mil cosas por hacer. Isnt`it ironic? En estos días ando así. Poco inspirado. Masticando la ironía de andar empiladísimo, leyendo libros a dos manos y viendo pelis increíbles y buscando la inspiración hasta dentro del basurero… pero no. Not yet. Debe ser la velocidad con que todo se mueve por estos días. La locura entre filmaciones y urgencias con timings surrealistas que me tapan los sesos de briefs y pedidos y reuniones en cámara lenta. Y, claro. El día tampoco ayuda. Soy de los que anda con el ánimo del cielo. Y si está gris y helado, mi día se perfila idem. Agrégale chispas de agua y la mueca va. De bonus track, ahora estamos en la época de empezar a hacia el hombro y ver qué hay para mandar a concursos, y por segunda vez en la vida no veo qué mandar. La máquina me devoró con zapatos entre urgencias, cojeos en el equipo y blablás varios que, en definitiva, simplemente se resume a un No Tengo Nada Que Mandar. Nada armado, al menos. Agh. Así que por último es viernes, y la lata gris del día gris y la musa en fuga… se van en fade out. Algo que sea.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo