• Cristián Ritalin León

¿Qué tiene de malo el Copy+Paste?

Ayer, entre zapping y trailers, me llevé dos impresiones diametralmente opuestas con la política de DC Comics (Batman, Superman, Linterna Verde, etc.): Por un lado, están haciendo cosas tan buenas como la nueva serie animada de Batman, con un look medio manga, animación decente, historias casi sacadas de los cómics y una propuesta integral que refresca totalmente al personaje… Luego, recuerdas la estúpida serie “Smallville”, la inmamable “Catwoman” o incluso la sinopsis de Batman Begins… (o su deplorable traducción “Batman Inicia”) y te preguntas por qué no son capaces de mantener la coherencia, como bien lo ha hecho Marvel con sus personajes. Exitazos como Spiderman 1 y 2, la recién estrenada Fantastic 4, incluso Blade o Elektra… Si bien no todos fueron el blockbuster esperado, la mayoría dejó tranquilos a los fanáticos. Porque eran exactamente lo que esperaban ver en la pantalla.

Y paf! Me cae la teja del error de la DC. Los de Marvel no transan. Sus personajes SON exactamente iguales que en los comics. No se dejan influenciar con las “propuestas” de los directores. Burton la hizo bien con Batman, pero parece que ni leyó Arkham Asylum o DarkNight. Y para qué hablar de Schumacher, que terminó por destruír la franquicia al hacer una mezcla bizarra entre el batman de Burton y el guatón West versión 90`s. Ahora, Batman Begins, supuestamente basada en la increíble saga Year One de Frank Miller, era la posible expiación… Pero se la farrearon nuevamente. ¿Es tan difícil hacer una película tal como los comics? Un cómic que, de más está decirlo, tiene más fanáticos que cualquiera de las películas que se han hecho. No así con Spiderman o el resto. ¿Por qué? Porque no rescataron el alma de los cómics. El je-ne-sais-quoi de las historietas que te hizo fanático en primer lugar. Puede sonar purista, porque desde los 10 años que soy fanático de los cómics (de hecho tengo la colección completa de Superman, desde su revival el ’86, hasta poco después de la muerte –que en total son unos 2.000), pero todos los que siguen leyendo o recordando a maestros como Bogdanove, John Byrne o incluso McFarlane y su trabajo para DC, esperan algo mejor. Algo decente. ¡Y no es que no se pueda! El año pasado vi el cortometraje “Dead End”. Una cinta de no más de 15 minutos que incluía a Batman peleando con Alien. ¡Increíble! La historia, el look, el casting, los trajes eran exactamente iguales a los cómics. So…? Batman Begins fue el oportunazo de DC Comics para volver al estrellato, pero no lo supieron aprovechar. Buenos actores, buen director… pero se cayeron el lo básico. En contar la historia que todos conocemos y queremos ver. Harry Potter no es rubio. Aslan es un León, no un guepardo ninja. Gollum no tira rayos por los ojos. ¡Coherencia! Eso es todo lo que pido. Y mientras la Marvel los sigue pisoteando con el trailer increíble de Fantastic 4, la próxima Spider-man 3 y Thor, DC se sigue hundiendo en las “propuestas” de los directores, que se nota que nunca pescaron un comic en su vida. Ahora viene una serie de Superman, que con sólo ver el traje y el actor que eligieron –un tipo escuálido, de pelo castaño y ojos café-, te das cuenta de que los ejecutivos solo ven las platas y el marketing. Cero pasión por sus personajes. Cero fanatismo. Cero consistencia. En lo que a mi respecta, no voy a seguir esperando algún acierto de la DC. Ahora estamos trabajando en una promoción de Pepsi y Batman Begins y da pena el arte que mandan de afuera. Todo tieso. Maqueteado. Falso por todos lados. Así que long life to Marvel, my friends. Porque desde hoy, me cambio al bando del trepamuros.

“Pucha… denuevo me cagaron.”

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo