• Cristián Ritalin León

Friday afternoon

El día sabe a humo. No sé si porque sé como están los índices de la mierda que respiramos o porque efectivamente mi edificio se ve medio sepia cuando cruzo la Costanera. Clic, pip-pip, -2 y luego 7. En recepción, la cagada máxima porque en plena reunión con Mr. Ripley un bicho sale corriendo de un pan de Le Fournil. ¡De LeFournil, gueonaaaa!… Risitas nerviosas everywhere. Siguiendo con mi dieta, dejo un par de Yogurísimos en el refri (¡por fin en Chile, loco! Aflanados como los de antes), hojeo el PDF de la recién estrenada CANDY * (issue 5: Obsessive compulsive) y me acuerdo de los juguetes increíbles de David Horvath del número anterior (consumer issue). ¿Lo pido o no lo pido?… Aagh, que caros. Aagh, que diseño. Que pendejo que andas, Rita. Y bueh, me pego contra la mesa cuando veo la gráfica del nuevo número mientras escucho el último disco de Cerati. No me puede convencer el regreso rocker. Soso. Un clic en mi Itunes y La Femme D`Argent de Air le da un tapaboca al Ahí Vamos. Better. F9. Emails. El viaje a Antofagasta se atrasa para la próxima semana –si fuera mina estaría saltando: un día entero recorriendo malls; como soy consumista salto igual-. Clic. El correo basura de siempre. Clic. Un PPT con un brief larguísimo que me seguro que ocupa buena parte de mi semana. Clic. Fotos de H en Europa y, al mismo tiempo, Leo hablando de su viaje que parte el lunes. Todos en Europa. Clic. Felicitaciones por mi frase de radio de AutoPlaza que apareció hoy en Adlatina. Which reminds me of work. Which reminds me what i`m doing here. Here we go. El trabajo llama. Los dejo. Buen finde.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo