• Cristián Ritalin León

Decreto supremo otoñal

Cambió la temporada. Cambié de look. Cambiamos de lugar los muebles. Cambiamos la decoración. Cambia todo cambia. Versión unplugged-chill-electrónica (como para seguir en el estilo).

Pero por sobre todo, cambié (mejoré más bien) mi predisposición otoñal. The summer`s gone. So what. Pasarlo bien es la consigna que sigo mientras me caigan hojas en la cabeza. Porque cada cosa/hoja que (me) pase puede ser aprovechada y cada segundo que estoy aburrido estoy perdiendo segundos preciosos para pasarlo bien. Para vivir. Para sentir. Life is a flow. If i stay still, I`ll sink. No voy a aceptar aburrirme en la oficina, porque me encanta lo que hago y lo hago bien. No voy a consentir que un ápice de mi día se vuelva rutinario. No voy a dejar de hacer a lo menos algo distinto cada día. Aunque sea cambiar pañales de cabeza. No. Porque la vida es lo que te pasa mientras estás haciendo otras cosas (lennon) y tienes que aprovecharla (días R). Liquidación final de otoño. La vida, ¿la estás aprovechando? ¿Te entretiene leer esto? El lunes no tiene por qué tener dejo a lunes. Desde hoy, mi lunes es viernes. Por decreto. Cambió la temporada. Cambié de look. Hoy fui a un nutricionista que habla más rápido que yo y voy a cambiar hasta mi facha. Upgrade 2006. Porque quiero. Porque, como siempre, hago lo que quiero. Incluso cuando no hago lo que quiero. Porque de la mente hacia fuera, todos hacemos lo que queremos.

Ah! For the record, no estoy ni bajoneado ni estresado ni nada. Conste. Al contrario. Por eso mismo hago este Decreto Supremo Otoñal. Como un recordatorio. Un dos tres por mi y por todos los que me leen.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo