• Cristián Ritalin León

Clientivos.

Ayer estuve todo el día en filmación. Métale catering. Métale filosofar con el director. Métale ver a los clientes llegando en sus 4×4 y mirando la pantalla. AAAAAGH!!!… No se movieron nunca de ahí; estuvieron cual loro de pirata sobre nuestros hombros mientras filmábamos o dirigíamos el acting!!! Why, oh, why… Es raro eso de que los clientes vayan a la filmación. Es como si yo fuera a ver como hacen los cimientos de mi casa o me quede pegado al lado del gásfiter mientras me arregla el calefont. Y no me malentiendan, no me caen mal, y entiendo que es su marca y su plata… Pero, ¿hay algún aporte real? Porque una cosa es que estén en filmación por la choreza, o porque va alguien famoso, o por último porque la locación es entretenida o las minas están ricas. Ahí se entiende, ya, te lo compro. Pero que vayan a supervisar y que se metan en el color de la polera del tipo, o que opinen la protagonista es muy chascona… O se queden hasta la filmación del pack…?! (como me pasó anoche) Ese es la gran diferencia que tenemos con otros países. Avanzados. En Europa, por ejemplo, la agencia se ve como una empresa de servicios más. Y como tal, opera sola. Se le deja hacer su trabajo, porque ellos son los expertos. EXPERTOS. Dícese de quienes saben de publicidad, marketing, persuación y tendencias. Osea, nosotros. Tu no. N-o-s-o-t-r-o-s. Mira Europa. Mira los resultados. Yo no hago charts, hago comerciales. Tú no haces comerciales, haces charts. ¿Algo te hace click? Acá, no existe el expertise. No se ve. Acá, la única vez que te dejan hacer algo solo es cuando haces “truchos” y se los vendes listos. Y la mayoría de las veces son truchos los que ganan concursos. No lo que sale normalmente en tanda. Porque, en tanda, los clientes comentan la música y por qué dice esto y no mejor esto otro. Acá, todos somos publicistas. Maestros chasquilla de la persuación. Y, por ende, suelen terminar con “camellos” (Dìcese de “me gustó King Kong, pero sácale el mono”) del tamaño de McCola o las campanas políticas. Uf. Me dio escalofríos. Gasco nos la compró y miren lo de las llamitas. Watt`s es así y miren su campaña de los verduleros. What`s wrong, people?! En McCann recuerdo que tenía un cliente, el de Nesquik, que tenía un Mac y usaba photoshop. Sabía de diseño. hablábamos el mismo idioma. A un tipo así, le escuchaba todo los comentarios que me dijera. Rojo en vez de azul? Ok. Menos pixelado? Done. Porque tenía argumentos y, claro, porque sabía de lo que hablaba. Pero, ¿cómo hablar de un plano secuencia con un ingeniero, que nunca en su vida ha tomado una cámara? ¿Y, peor aún, Por qué hacerlo?! Si no sé como hacer tortas, no le voy a decir al pastelero que la quiero con medio kilo menos de harina. No es mi campo! Y, por el lado de Cliente –en mayúsculas-. no me consta que sea falta de confianza lo que los hace ser como son. Sino, simplemente, falta de cojones por lado de agencia. ¿No confías en nosotros? ¿No te gusta la polera del protagonista? ¿Por qué? ¿En qué afecta tus ventas que el tipo sea chascón o no? Nosotros también queremos hacer un buen trabajo. Ojalá ganar premios con esto. Hacer algo relevante. Que venda. Que el público quiera. … Pero dale con meter mano e ir a filmaciones y opinar de cosas que, supuestamente, somos nosotros los expertos. Lo que es yo, mientras no saquen un MBA en comunicaciones o audiovisual, voy a seguir vièndolos desde detrás de la cerca de Cuentas. Talk to the hand, my friend. I`m working and i`m good at it.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo