• Cristián Ritalin León

Butterfly effect

Anoche no podía quedarme dormido. Luego de ver “National Treasure” (la semejanza con “El Código Da Vinci” de Dan Brown es tan obvia, que hasta el protagonista en algún momento se pone el apodo de “Patrick Brown” ¿Otra coincidencia? I think NOT), la Romi se quedó FYVT -Fumando y viendo Tele- con la Mopa tirada en su falda, mientras yo arropaba a Sebastián y me acostaba. De ahí, mil vueltas en la cama. Cancún. Claro, todavía no hay nada seguro excepto las ganas: Héctor todavía no me da el OK definitivo, las fechas se topan demasiado con el día de la madre y la fiesta que van a hacer en el jardín… así que sigo en la nada. Cancún. Así que a la 1.30 atiné a levantarme y exorcisar las mariposas-pre-viaje (emoción de viajar, no miedo. Para eso recurro al eterno Blody Mery, que no sé por qué pero en Lan lo hacen increíble) sacando mi caja-de-recuerdos y recordando con la Romi todo lo que hice en mis últimas vacaciones caribeñas. No ayudó mucho: igual me quedé dormido como a las 2. Igual dejé sonar el despertador hasta las 8.45. Igual tuve que correr a la oficina, donde me esperaban más cotizaciones del viaje. Más mariposas eb la guata. Qué raro esperar semanas por un viaje de una semana. Que loco eso de pagar con casi el sueldo de un mes por un viaje que dura apenas 8 días. Y sin embargo, las mariposas siguen ahí. El último viaje Romántico hasta tener el segundo baby. Or that`s what I hope!

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo