• Cristián Ritalin León

ATOMIC PARTY!

Jueves 31, 20.55 pm, evento Atómica… Uno de los pocos momentos en que ando sin mi cámara digital, y uno de los pocos momentos en que REALMENTE debía haberla llevado. Fuera, todos los árboles peinados por luces hollywoodenses. A la entrada, tres modelos que -a mi, que hago castings todas las semanas- me dejaron boquiabierto. Un pie dentro del recinto -previo chequeo del nombre y blablabla- y me encuentro con un chill out retumbando entre el humo y las luces… y todo-lo-top que te podrías imaginar. Faltaba sólo la Julita Astaburuaga. Todo el jet set publicitario: directores, productores, locutores, actores (absolutamente el peor lugar para vender películas pirateadas) y uno que otro publicista -como yo-, moviéndose entremedio de mozos con camarones, brochetas thai, chupes de camarones en pocillitos, ostiones en su concha y muchos muchos tragos. Y mucha, mucha producción. Todo buenísimo. Todos pasándolo increíble… Y justo cuando estaba embalado en una conversación con la Sole Guerrero y Sandro “Garfield” Larenas sobre por qué él no hizo la voz de la película, ¡pow! se prenden otras luces y hace su aparición el equipo de la productora en pleno. Se abren unas cortinas y dejan abierta la entrada a las nuevas instalaciones, cercadas por una ducha de agua donde -wow, nunca se me hubiera ocurrido- proyectaban unas escenas con gente de la productora. Esa hubiera sido una buena foto de portada para hoy. Damn! Así que, previo discurso de los socios y de los arquitectos argentinos y gringos -ayudame a decir poser-. nos invitaron a conocer las instalaciones, que por supuesto yo ya conocía tras hacer los comerciales de Fido Dido. De hecho, tuve la misma sensación de estar ante una charla de tiempo compartido. Que tenemos que preferirlos, que la inversión los convierte en una de las más top de latinoamérica… Entremedio, me encontré con gente de McCann -cual de todos más apestados en la pega-, gente del adbiz que no veía hace tiempo, y todos sonrientes y todos que te mando mi reel y todos que cuándo almorzamos. Igual entretenido. Y sobre lo de ser los más top, totalmente de acuerdo! Recorrido de rigor: nos pasan un paraguas blanco para cruzar el agua, y una vez dentro nos topamos con la primera sala de edición 5.1 de Chile, las salas de High Definition en pantalla de plasma (quien tuviera una pieza de estar así) y unos equipos de edición y montajes que ni a Kubrick se le hubieran ocurrido. Top! Más tarade, vuelta a pasar por la cortina de agua para encontrarme cara a cara con el mejor grupo funk-electrónico que he oído en mi vida -me tengo que conseguir su nombre-, sushi en una mano y Bacardi limón & coke en la otra. Simplemente, una fiesta diseñada totalmente a mi gusto: comida thai, sushi, funk electrónico en vivo, tragos a granel y mucha, mucha gente conocida.

De ahí, todo subió aún más: las luces, la música, la mina de Mamma Soul en un show digno de haber grabado, más conversa farandulera, más encuentro con conocidos… y, de postre -con los mousse, tortas y vinos de rigor-, cierre de oro con T-Funk (a.k.a. Los Tetas) tocando tan power, que hasta las modelos se nos unieron a bailar. Y tan power, que de hecho mientras salía yo, entraban los pacos. Se acabó justo en su peak. Murió joven (12.30 máximo)… así que, como James Dean, será recordada como el mito de la mejor fiesta del 2005.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo